La Ultraactividad de los Convenios Colectivos

Tiempo de lectura aproximado: 2 minutos

Tras el análisis del “Acuerdo sobre ultraactividad de los convenios colectivos” firmado por la Comisión de Seguimiento del II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (II AENC), UGT, CCOO, CEOE y CEPYME, llegamos a la conclusión, de que lo que han tratado de hacer los agentes sociales es parchear la situación generada por la reforma laboral, y por lo tanto, la situación de incertidumbre que a partir del próximo 8 de julio acecha a millones de personas trabajadoras.

Parece que los firmantes están totalmente desvinculados de lo que ocurre realmente en las empresas, y elaboran lo que podríamos denominar una declaración de intenciones para que se siga negociando; unas recomendaciones de seamos buenos y negociemos, y si no, dejemos en manos de otros para que decidan. Y preguntaréis, ¿Quienes son esos otros?, pues ellos mismos, en los organismos creados para estructurar la negociación colectiva dejándola en sus manos y en los servicios de mediación autonómicos y en el poco resolutivo V ASAC.

La impresión es que se quiere garantizar la hegemonía sindical y patronal, incitando a que sea la resolución extrajudicial de conflictos, la que se llene de contenido, y por lo tanto, se sigan beneficiando de cada conflicto laboral que cae en sus manos.
De ese modo, una y otra vez hablan de la necesidad de negociar en el plazo establecido, fijando en el punto Séptimo del acuerdo lo siguiente: “Que para la resolución de las situaciones de bloqueo de las negociaciones, las partes negociadoras deberán acudir a los sistemas de solución extrajudicial de conflictos establecidos en el ámbito del Estado (V ASAC) y de carácter autonómico. Las partes deberán acudir de manera urgente a la mediación o al arbitraje voluntario en aquellos convenios que hayan sido denunciados con dos años de antelación al 8 de julio de 2013,y que a la fecha no se hubieran renovado.”

En definitiva y teniendo en cuenta que la mayoría de los convenios son negociados por CCOO y UGT, creemos que todos estos convenios que finalizan su ultraactividad el 8 de julio, están en una situación de bloqueo; bloqueo sufrido en la negociación, bloqueo creado e implantado por la propia patronal, que es más ambiciosa y poderosa que nunca.

Así pues, lo que se creía que podía ser un pacto que pusiese en entredicho lo impuesto en la reforma laboral, retando al gobierno y resaltando la autonomía de las partes en la negociación colectiva, se queda en una decepción en mayúsculas que para nada resuelve los desmanes creados.

Desde USO, seguimos exigiendo al gobierno que de marcha atrás a esta medida desreguladora que dinamita la negociación colectiva y que va a generar inseguridad jurídica y pérdida de derechos a millones de trabajadores y trabajadoras.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: