Los sindicatos europeos condenan la decisión de GM de cerrar la planta de Opel en Amberes

Tiempo de lectura aproximado: < 1 minuto

La Confederación Europea de Sindicatos (CES), de la que USO forma parte, y la Federación de Trabajadores metalúrgicos de Europa (FEM) condenan la decisión de General Motors de cerrar su planta de Amberes, pues afectará a unos 2.600 trabajadores directos y unos 10.000 de forma indirecta.

John Monks, Secretario General de la CES, destacó: “este es un golpe masivo a la fabricación en Bélgica y quiero instar a GM a reconsiderar su decisión y a hacer todo lo posible por salvar esos puestos de trabajo en Amberes”.

“La decisión se basa en motivos políticos, según Monks, pues el modelo SUV, que GM prometió fabricar en Amberes, ahora será fabricado en Corea” apuntó Peter Scherrer, Secretario General de la FEM.

Los trabajadores se han dirigido por carta a Nick Reilly, el responsable de la compañía para Europa, asegurando que “no debe esperar ningún acuerdo económico por su parte”, toda vez que “le urgimos a que reconsidere su posición”.

Para los trabajadores el cierre de esta planta es un claro ejemplo de deslocalización, un derroche de dinero público y la ruptura de su acuerdo.

También le puede interesar:

Cargando…

LSB-USO
Siguenos en: