El año de los fijos discontinuos y las medias jornadas

Tiempo de lectura aproximado: < 1 minutos

Los fijos discontinuos han sido los protagonistas laborales del 2022 que ha terminado. El año se ha despedido con una bajada del paro de 268.252 personas con respecto a 2021 y de 43.727 personas en diciembre. Es el mes de diciembre en el que menos ha bajado el paro desde 2012, el año negro del empleo.

Si España fuera un país en el que un trabajo equivaliera a un salario digno y continuado, podríamos estar celebrando que hemos vuelto a los niveles de desempleo previos a la crisis financiera. Pero el paro cierra el año igual que la programación de Nochevieja: con “cachitos” de jornada, “cachitos” de contrato…

“El fijo discontinuo ha sido la estrella de la semirreforma laboral. Una forma de llamar indefinido a alguien que trabaja por semanas sueltas pero que, a efectos estadísticos, está contratado. Un contrato que tenía una utilidad, que sí había que potenciar para garantizar la continuidad en empleos estacionales, pero que se ha convertido en el sustituto de obra y servicio. Su empleo se ha multiplicado por 15 desde antes de la reforma, con un aumento del 1.478,05 %”, lamenta Joaquín Pérez, secretario general de USO.

Leer artículo entero en USO

LSB-USO
Siguenos en: